Su Infancia y su primera adolescencia

 

La Beata María Guadalupe nació el 23 de febrero de 1881 en la calle San Pedro (foto 1) de la localidad de Albal (foto 2), a 9 Kilómetros de Valencia. A los pocos días recibió, en el bautismo, el nombre de María. Fue la segunda hija de Francisco Ricart y de María Olmos. Al primogénito lo llamaron José y a sus hermanos menores, Antonio y Filomena. En 1885 fallece su padre de enfermedad, y su bondadosa madre, considerada por todos como una santa, afrontó la dura tarea de criar a sus cuatro hijos y educarlos en el amor a Dios.

Asumió bien pronto responsabilidades dentro del humilde hogar colaborando con su madre en el cuidado de sus hermanos y en la tareas domésticas. Recibió la educación  básica siendo unánime el reconocimiento de su capacidad intelectual.

Participó vivamente en las actividades de algunos de los grupos parroquiales demostrando un gran entusiasmo como miembro del coro en el que hizo buenas amigas.

El hecho más significativo a nivel espiritual es el de su Primera Comunión.  Entonces cuenta solo con 10 años y representa para ella el inicio de una relación intensa con Jesucristo y su despertar vocacional. Desde ese momento la frecuencia y el modo de participar en la Santa Misa y comulgar, llama la atención de sus parientes y conocidos, que perciben incluso una variación en su carácter, que va transformándose, a medida que crece, de efusivo a moderado sin perder nunca su alegría y jovialidad.